24 de agosto de 2015

Smoothie de sandía, pepino y lima



    Hola amig@s cociuniversales, ¿cómo estáis? Esta semana quería seguir por el mismo camino que ya inicié en entradas anteriores; me gustaría continuar mostrando recetas más saludables con el propósito de desintoxicar el organismo, sobre todo cuando hemos comido en exceso o simplemente, no hemos mimado nuestro cuerpo como se merecía. En esta ocasión, quiero enseñaros un smoothie en el que la protagonista sigue siendo la sandía, la reina del verano.


Como ya os mencioné en el post precedente, esta fruta es excelente ya que posee un caroteno, el licopeno (también presente en los tomates), maravilloso para producir vitamina A en nuestro organismo, reducir el colesterol y prevenir muchos tipos de cáncer. A su vez cuenta con grandes cantidades de vitaminas del grupo B, como la B6 (piridoxina); una falta de esta vitamina puede provocar nerviosismo, insomnio, debilidad muscular o problemas de aprendizaje. También contiene vitamina B3 (niacina), con la que las células del organismo producen energía. En menor cantidad, aporta vitamina C que ayuda a producir colágeno, cicatrizar heridas o calmar quemaduras. Tiene grandes proporciones de agua, lo que es genial para combatir el calor y la deshidratación en verano, ayudando a conservar nuestra piel y recomendable en dietas de adelgazamiento. Contiene manganeso, que interviene en la formación de los huesos, y potasio, por lo tanto es perfecta para evitar la retención de líquidos, y en dolencias relacionadas con artritis y gota. Después de leer tantas propiedades, seguro que ya no tendréis excusas para incrementar el consumo de esta maravillosa fruta de verano, en vuestro día a día.


¡Ah! Se me olvidaba lo más importante. No debéis desechar sus semillas. La mayoría de las personas retiran estas pepitas antes de consumir la fruta, sin saber que contienen propiedades increíbles para la salud. La cáscara contiene fibra y la semilla que hay dentro es rica en nutrientes como el magnesio (que favorece la contracción muscular), el cinc (que contribuye en el correcto funcionamiento del sistema inmune) y el manganeso; además de proteínas y grasas poliinsaturadas. Así pues, son geniales para incrementar las proteínas vegetales en nuestra dieta, manteniendo la masa muscular y regulando, a través de las grasas saludables, los niveles de colesterol. He de confesaros que para mí ha sido el descubrimiento del verano.


¿Cómo ingerir las semillas de sandía?


Lo ideal es triturarlas en algún batido o smoothie, como os muestro en la receta, pero también podéis comerlas directamente, eso sí, es muy importante masticarlas bien, ya que son difíciles de digerir. Es recomendable tomar un puñadito por semana y no es aconsejable cocerlas, ya que el calor por cocción daña ciertas estructuras de la semilla y ello, puede provocar problemas digestivos.
Os dejo el link a la vídeo-receta y más abajo el proceso escrito por si quedase alguna duda. Espero que os guste mucho, muy feliz semana para tod@s.
Un súper besazo gigante,




_________________

Tiempo: 8 minutos     Comensales: 1

   Plato: Bebida
_____________________



Ingredientes
  • 1 tajada grande de sandía
  • 1 trozo de pepino
  • El zumo de 1/2 lima

Preparación
  1. Agregar el pepino, pelado y troceado, en un bol.
  2. Incorporar la sandía, sin cáscara, partida en trocitos y con pepitas.
  3. Pinchar un poquito la lima con ayuda de un cuchillo.
  4. Extraer el zumo de la lima y verterlo en el bol.
  5. Triturar los ingredientes con la batidora.
  6. Servir y dejar enfriar en la nevera.

A disfrutar   ^. ^