20 de febrero de 2016

Baba de camelo | Gastronomía de Portugal



    Hoy os invito a venir conmigo a Portugal. Los postres portugueses se elaboran con esmero, mimo y a base de ingredientes sencillos y baratos; el origen de muchos de ellos se localiza en conventos y monasterios. En este post tengo el placer de mostraros cómo preparar una riquísima Baba de camelo, para la que solamente vamos a necesitar 2 ingredientes. 
Cuenta la historia que la señora Valentina tenía visitas de última hora, como no sabía que ofrecer a sus invitados, decidió improvisar un postre rápido con aquello que tuviera en la nevera. Para su sorpresa, encontró leche condensada y huevos. Con este par de ingredientes creó una sobremesa a la que llamó "Mousse Valentina". Nuestra anfitriona tenía miedo de que no hubiera delicia suficiente para todos los comensales, así que decidió inventar un nuevo nombre para su creación, bautizándola como "Baba de camello"; pensó que con una denominación tan desagradable, pocos se atreverían a probarla. Con el tiempo este manjar llegaría a convertirse en una de las delicias más apreciadas de nuestro país vecino. 


Al ser un postre que lleva huevos crudos, una alternativa sería utilizar huevos pasteurizados o, si tenéis un termómetro digital de cocina, podéis ponerlos en una cazuela con agua durante 2 minutos y a fuego bajo, vigilando que la temperatura del agua alcance los 60 °C y sin que ésta supere los 64 °C. De esta forma evitaremos riesgos de intoxicación. Antes de incorporarlos al postre, hay que dejar templar los huevos a temperatura ambiente.
Espero que os guste mucho, os dejo con la vídeo-receta y más abajo el paso a paso por escrito, por si quedase alguna duda. Os mando un súper besazo y deseo que paséis un feliz fin de semana.









_________________

Tiempo: 90 minutos     Comensales: 5

País: Portugal      Plato: postre
_____________________


Ingredientes
  • 1 lata pequeña de leche condensada (370 gramos)
  • 4 huevos 


Preparación
  1. Colocar el bote de leche condensada en una olla a presión, echando agua hasta cubrir la lata.
  2. Cerrarla bien y poner el fuego al máximo.
  3. Una vez la olla empiece a sonar, bajar el fuego a la mitad y dejar cocinar durante 1 hora.
  4. Pasado el tiempo, enfriar la lata bajo el chorro del grifo.
  5. Separar las yemas de las claras.
  6. Añadir una pizca de sal a las claras y montarlas a punto de nieve.
  7. Sabremos que están listas porque al voltear el cuenco, éstas no se mueven.
  8. Mezclar la leche condensada cocida con las yemas en otro bol.
  9. Batir con energía hasta que se formen burbujas.
  10. Incorporar las claras a punto de nieve en dos veces y a movimientos envolventes.
  11. Servir y dejar enfriar 2 horas en la nevera.
  12. Decorar con galletas trituradas y algunas hojas de menta.

 🤗 Buen provecho 🤗