11 de diciembre de 2016

Soufflé de queso roquefort y nueces

  
    ¡Por fin llegó el mes de diciembre! Y con él, el espíritu y la alegría de la época más mágica del año: la Navidad. Tenía muchas ganas de presentaros una recetina típica y perfecta para disfrutar en estos momentos tan especiales. Es esta ocasión, os propongo uno de los grandes clásicos de la gastronomía francesa; unos deliciosos y fáciles soufflés de queso roquefort con nueces. Y aunque quizás parezca una receta algo complicada, por el hecho de que la masa tiene que inflarse en el horno, la realidad es que sabiendo hacer una salsa bechamel y montando las claras a punto de nieve, tenemos el plato casi elaborado.


Esta delicia típica de nuestro país vecino, es ideal para prepararla no solamente en Navidad, sino también en cualquier otra época del año, particularmente en invierno, ya que es una comida idónea durante la temporada de frío. Además admite muchas variantes, tanto dulces, con chocolate blanco o negro, como saladas, con queso. Con respecto al roquefort; si no sois demasiado forofos de este tipo de queso, podríais incorporar a la preparación algún otro que se ajuste más a vuestras preferencias, como emmental, Camembert, gruyer o, incluso, parmesano.


Las primeras preparaciones de soufflé se remontan a 1782 cuando el restaurador Antoine Beauvilliers, escritor de "L'art du cuisinier", publicado en 1814, y viejo cocinero del rey Luis XIV, los servía en su restaurante Les Beauvilliers, conocido como el primer gran restaurante de París. Sin embargo, las recetas iniciales de soufflé fueron creadas por el famoso cocinero Marie-Antoine Carême, autor de los principales libros de cocina de la época, recopilados en su obra "L'art de la cuisine française".




En este caso he optado por servir los soufflés como plato único ya que es un alimento bastante completo, no obstante, lo habitual suele ser comerlos como primer plato. Normalmente, me gusta acompañar este maravilloso manjar con una ensalada de lechuga romana, manzana cortada en cuadraditos, algunas nueces y un buen chorrete de aceite de oliva. Espero que os guste mucho la vídeo-receta. Os dejo más abajo el proceso escrito por si quedase alguna duda, ya sabéis que también podéis imprimir ésta y todas las recetas que se publican en el blog pinchando en el botón "imprimir receta". Muchas gracias por vuestro siempre apoyo y por todos los amables comentarios que me dejáis a través del canal de Youtube.
Un besazo grande,




________________

Tiempo: 50 minutos     Comensales: 5

País: Francia      Plato: primero
_____________________


Ingredientes
  • 3 cucharadas de mantequilla con sal
  • 100 gramos de queso roquefort partido en trozos medianos
  • 3 cucharadas de nata para cocinar (22 % de materia grasa)
  • 1 vaso y ½ de leche entera a temperatura ambiente
  • 3 cucharadas de harina de trigo tamizada
  • 3 huevos medianos (que vamos a separar en yemas y claras)
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Sal al gusto
  • 40 gramos de nueces sin cáscara y troceadas


Acompañamiento
  • Ensalada de lechuga romana, cuadraditos de manzana, nueces y chorrito de aceite de oliva


Preparación
  1. Echar una pizca de sal en el cuenco en el que tenemos reservadas nuestras claras.
  2. En un cazo, que pondremos a fuego medio, añadiremos la nata y el queso roquefort partido en trozos medianos.
  3. Mezclaremos, con ayuda de una cuchara de madera, hasta que el queso quede bien fundido.
  4. Una vez conseguido, retiraremos y reservaremos.
  5. En otra cazuela, y a fuego medio, fundiremos la mantequilla.
  6. Una vez fundida, agregaremos la harina y removeremos, con ayuda de la cuchara de palo, hasta que se nos forme una especie de pasta.
  7. Verteremos la mitad de la leche y cocinaremos hasta que la mezcla espese y sin dejar de remover.
  8. Repetiremos el proceso con el resto de la leche.
  9. Una vez tengamos nuestra salsa bien espesita, salpimentaremos a nuestro gusto y verteremos la crema de queso y nata.
  10. Mezclaremos un poco, retiraremos inmediatamente y reservaremos.
  11. Fuera de fuego, añadiremos las yemas y mezclaremos.
  12. Transferiremos nuestra masa a otro bol que dejaremos a un lado.
  13. Precalentaremos el horno a 200 ºC por arriba y abajo.
  14. Mientras tanto, montaremos las claras a punto de nieve (sabremos que están montadas porque al voltear el bol, éstas no se mueven).
  15. Incorporaremos las claras en la masa de queso, a movimientos envolventes y en dos veces.
  16. Finalmente, echaremos las nueces y mezclaremos a movimientos envolventes.
  17. Engrasaremos, con mantequilla, y enharinaremos nuestros moldes individuales para soufflés (llamados también ramequines; en este caso de 10 cm de diámetro)
  18. Verteremos nuestra masa en cada ramequín, dejando un dedo libre en la parte superior para que, cuando el soufflé suba en el horno, no se derrame sobre la bandeja.
  19. Coloraremos nuestros moldes sobre la bandeja del horno y hornearemos entre 30-35 minutos a 200 ºC por arriba y abajo.
  20. Sacar del horno y servir inmediatamente acompañados de una ensalada de lechuga romana, trocitos de manzana, algunas nueces y un chorrito de aceite de oliva.

A DISFRUTAR 🐥🤗🐥