16 de agosto de 2017

Green smoothie de espinaca, plátano y melón


   Para esta semana tan calurosa, os propongo una bebida sin azúcar, fresquita, muy saludable, cargada de vitaminas e ideal para comer frutas y verduras sin mucho esfuerzo. Se trata de un rico batido verde, con plátano, melón y espinacas.


Los batidos verdes o green smoothies, son bebidas nutritivas que consisten en mezclar, en la licuadora o con el brazo de la batidora, una base líquida (agua, zumo, té, leche de vaca, de almendras, soja, coco...) con diferentes verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, canónigos, perejil, lechuga...), frutas (melón, sandía, fresas, frambuesas, arándanos, plátano...) y un endulzante (miel, stevia, sirope de arce, canela molida...). Incluso podríais agregar semillas o frutos secos (sin sal ni aceite), como chía, amapola, lino, pipas de girasol, de calabaza, nueces, pacanas, anacardos o cacahuetes. Lo ideal sería poder aprovechar las frutas y vegetales de temporada, jugar con las combinaciones que más os agraden e introducir este tipo de bebida en vuestra dieta al menos una vez al día. A mí, por ejemplo, me gusta mucho beber el jugo verde, que vamos a preparar hoy, en ayunas, recién levantada, para llenar el organismo de nutrientes y, así, empezar la jornada cargada de energía positiva y con una enorme sonrisa. Vitaminasminerales, antioxidantes, proteínas y grasas saludables indispensables para hidratarnos, oxigenarnos y desintoxicarnos cada día. Asimismo, resultan idóneos después de hacer una rutina de ejercicios o en la merienda, especialmente, ahora en verano que, con el calor que tenemos, no se apetece otra cosa que refrigerios y alimentos que nos ayuden a llevar mejor tanto sofoco.


El origen de esta clase de batidos, lo ubicamos en los países tropicales de América Latina. Beberlos se convirtió en una costumbre que se extendió a los EEUU desde los años 60, época en la que los productos saludables y bajos en grasas, iniciaron su popularidad. Recuerdo que hace pocos años, se pusieron muy de moda, cuando empezaron a proliferar fotos de celebrities en las redes sociales, en las que se mostraban estos misteriosos brebajes verdosos de forma cotidiana y a cualquier hora del día. Me acuerdo que en aquel tiempo, me empezó a picar la curiosidad y yo también quise probar los efectos tan positivos que, decían, poseían estos jugos tan naturales y provechosos para nuestra salud. Nada más abrir el canal, grabé la misma receta que os traigo esta semana, pero tuve que borrarla debido a un problema técnico. Poco después, y para mi desgracia, nunca pude volver a subirla, porque el vídeo había desaparecido de mi ordenador. Pero, bueno, no me enrollo, nos vamos a centrar en el presente y os voy a seguir contando cositas sobre nuestro batido de hoy.


Este mágico elixir, tan apreciado en todo el mundo, es muy sencillo y fácil de preparar, resultando perfecto como alternativa para bajar de peso, eliminar toxinas y darle al organismo todas esas frutas y verduras que de otra forma, seguro, no probaríamos. En este caso, nuestra bebida va a constar de 3 ingredientes principales:

  • Como verdura de hoja verde, agregaremos espinacas. Ricas en potasio, magnesio, manganeso hierro, fósforo, calcio, cobre, selenio, zinc, vitamina A, vitamina B2 (riboflavina), B3 (niacina), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico), vitamina CE, K, fibra, ácidos grasos omega 3 y proteínas vegetales. Todos estos beneficios hacen que sea un alimento excelente para proteger nuestro estómago, corazón y huesos, mejorar enfermedades oculares y prevenir el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer. Además, contienen flavonoides que actúan como antioxidantes, protectores de los radicales libres y anti-cancerígenos.
  • El plátano. Contiene magnesio, potasio, vitamina B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico) y C. Lo cual es ideal para reducir los calambres musculares, las náuseas y vómitos, el colesterol, el riesgo de infarto y la tensión arterial. Suministra energía, ayudando a paliar la fatiga crónica y la fibromialgia. Regula el sistema nervioso, calma la ansiedad, mitiga los dolores de la menstruación, la acidez de estómago y la anemia.
  • El melón. Proporciona vitamina A, del grupo B, C, E y minerales, como magnesio, fósforo, calcio, hierro, potasio y sodio. Aporta fibra, proteínas vegetales y agua. Ayuda a hidratar las mucosas y la piel, previniendo la aparición de manchas o acné, neutraliza la acidez, actúa como antioxidante, anti-cancerígeno y evita la aparición de coágulos en la sangre y las enfermedades cardiovasculares. Es un buen laxante y diurético, estupendo para eliminar toxinas, disminuir la ansiedad, reducir gases y las molestias  gastrointestinales. Ayuda a combatir el daño de los radicales libres, refuerza las defensas del sistema inmunológico, reduce los niveles de estrés, la fatiga y la debilidad.



El resultado de nuestro batido verde es delicioso, lo vamos a endulzar con canela molida para darle un sabor rico e irresistible; no notaréis para nada el sabor de las espinacas. Después de leer todas las ventajas que nos puede proporcionar, no tenemos excusas para comer frutas y verduras jeje. Espero que os guste mucho esta idea y os animéis a prepararla; la llevo poniendo en práctica desde hace ya varios años y la verdad es que me encanta. Os dejo, como siempre, con el proceso escrito, por si tuvierais alguna duda. No olvidéis que podéis imprimir ésta y todas las recetas que se publican en el blog, pinchando en el botón "imprimir receta". Muchas gracias por vuestro siempre apoyo y por todos los comentarios amables que me dejáis a través de Youtube.
Un besazo gigante,



________________

Tiempo: 10 minutos     Cantidad: 2-3

   Plato: bebida
_____________________



Ingredientes
  • 1 tajada gruesa, o 2 más finas, de melón piel de sapo
  • 1 plátano
  • 2 manojos de espinacas limpias y cortaditas
  • ½ vaso de agua (125 mililitros)
  • ½ limón pequeño
  • 1 cucharadita de canela molida

Preparación
  1. Echaremos las espinacas en un bol y reservaremos
  2. Quitaremos las pipas y la cáscara al melón y lo partiremos en trozos.
  3. Pelaremos y cortaremos el plátano en rodajas.
  4. Incorporaremos, al bol de las espinacas, los trozos de plátano, de melón, la canela molida y el agua.
  5. Pincharemos el limón con un tenedor, para sacar mejor el zumo, y lo añadiremos al resto de ingredientes, con ayuda de un colador, para evitar que caigan huesos.
  6. Trituraremos todo con la batidora hasta que no quede ningún trocito (si usamos licuadora, pondremos el melón abajo, después el plátano y las espinacas arriba para ayudar a triturar todo mejor).
  7. Si veis que la mezcla queda algo sólida, podéis agregar un pelín más de agua.
  8. Refrigeraremos en la nevera hasta que esté bien fresquito.
  9. Servimos y decoramos a nuestro gusto (yo estoy usando rodajas de limón, trocitos de melón y cañitas de colores).

¿A vosotros os gustan este tipo de bebidas? ¿Cuál es vuestra favorita? 

A disfrutar 🤤🤤