8 de agosto de 2018

Tarta tres chocolates, fácil y sin horno


     Como parece que la ola de calor se resiste a abandonarnos, notándose el aire cargado y todavía bastante sofoco, he decidido preparar una deliciosa tarta fría sin horno, elaborada a base de una mezcla de tres chocolates: negro, con leche y blanco, especialmente dedicada a todos los que sois amantes de este maravilloso y apreciado manjar. Se trata de la famosísima y riquísima tarta tres chocolates, ideal para disfrutarla en las meriendas de verano, como desayuno o, después de la sobremesa, acompañada de un rico café chocolate a la canela.


Yo creo que con solamente mencionar la palabra chocolate, el sentimiento de felicidad y alegría es inmediato y unánime. Pienso que no existe habitante en este mundo al que no le guste este dulce y exquisito regalo que nos ofrece la gastronomía. Sin embargo, os confieso que no acostumbro a comprarlo con demasiada frecuencia, más que nada, porque si lo hiciera no sería capaz de controlarme, sobre todo en esos momentos en los que andamos un poco inquietos y nos da por picar lo primero que pillamos en la nevera, que casualmente suele ser algo dulce y concretamente, alguna delicia que tenga que ver con el chocolate jeje. En algún que otro post, os he comentado que soy una persona a la que le gusta comer de todo, pero siempre controlando las cantidades. "Poco y con frecuencia" es mi lema para sentirme mejor, con energía, y disfrutar de todos los placeres gastronómicos que tenemos a nuestro alcance sin sentirnos culpables después. 


Me encanta preparar este tipo de tartas, primero, porque son perfectas para degustarlas en verano, puesto que no vamos a utilizar horno; segundo, porque no necesitaremos demasiados ingredientes para poder hacerla, además son muy accesibles y fáciles de encontrar, y tercero, porque está riquísima y es súper sencilla de elaborar. Lo único, deberemos tener un poco de paciencia, ya que hay que cumplir los tiempos de espera para que cuaje cada capa, pero por lo demás, no tiene demasiada complicación. Además, vamos utilizar galletas María como base, con lo que conseguiremos  un contraste, junto con el sabor de los tres chocolates, verdaderamente irresistible. 


Espero que os encante esta deliciosa tarta y os animéis a prepararla; queda deliciosa, es súper fácil y perfecta para sorprender a todo el mundo porque está para chuparse los dedos. Os dejo, como siempre, el proceso por escrito por si tuvierais alguna duda. Si hacéis alguna de las recetas del canal o del blog, podéis enviar los resultados a mi dirección de correo electrónico: belenru16@gmail.com. Las fotos de vuestras creaciones, aparecerán en próximos vídeos. No olvidéis que podéis imprimir ésta y todas las recetas que se publican en el blog, pinchando en el botón "imprimir receta". Muchas gracias por vuestro siempre apoyo y por todos los comentarios amables que me dejáis a través del Youtube.
Un abrazote gigante,


______________

Tiempo: 90 minutos + 1 noche     Comensales: 6-8

País: España       Plato: postre
_____________________


Ingredientes
  • 20 galletas María
  • 80 gramos de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 750 ml de leche entera, a temperatura ambiente
  • 150 gramos de chocolate negro al 52 % de cacao, partido en trocitos
  • 150 gramos de chocolate blanco, partido en trocitos
  • 150 gramos de chocolate con leche, partido en trocitos
  • 600 ml de nata o crema para batir, al 35 % de materia grasa, a temperatura ambiente
  • 3 sobres de cuajada (12 gramos cada uno)

Preparación
  1. Fundiremos la mantequilla en un cazo que vamos a poner a fuego medio. Una vez conseguido, retiraremos y reservaremos.
  2. Trocearemos las galletas con las manos y las depositaremos en el vaso de la batidora en varias veces, triturando cada tanda con la mano del mortero hasta obtener una especie de harina de galleta. Este paso también podríamos hacerlo en la picadora y nos ahorraremos bastante trabajo.
  3. Verteremos la mantequilla fundida en el vaso de la batidora y mezclaremos con una cuchara para humedecer bien nuestra harina de galleta.
  4. Echaremos nuestra mezcla en un molde desmontable (el mío mide 22 cm de diámetro), al que le hemos colocado un papel de horno en la base, e iremos compactándola bien con una cuchara o con un vaso, de forma que quede bien extendida y sin espacios libres.
  5. Llevaremos el molde a la nevera mientras seguimos con la receta.
  6. Para la capa de chocolate negro; en una cazuela, fuera de fuego, echaremos 200 ml de nata, 250 ml de leche, el azúcar moreno, el chocolate negro y 1 sobre de cuajada.
  7. Pondremos el fuego a la mitad y cocinaremos sin parar de remover, para que la cuajada se vaya disolviendo, el chocolate vaya fundiendo y hasta que empiece a hervir. Notaremos que la mezcla se vuelve más oscurita.
  8. Una vez conseguido, retiraremos del fuego y la verteremos inmediatamente, porque cuaja muy rápido, sobre la base de galletas, ayudándonos de una cuchara para evitar el calor directo.
  9. Dejaremos enfriar a temperatura ambiente y después en la nevera unos 30 minutos o hasta que cuaje.
  10. Pasado el tiempo, sacaremos la tarta de la nevera y dibujaremos una líneas con un tenedor para que la siguiente capa de chocolate con leche, se adhiera bien a esta de chocolate negro.
  11. Para la capa de chocolate con leche; en una cazuela, fuera de fuego, echaremos 200 ml de nata, 250 ml de leche, el chocolate con leche y 1 sobre de cuajada.
  12. Pondremos el fuego a la mitad y cocinaremos sin parar de remover, para que la cuajada se vaya disolviendo, el chocolate vaya fundiendo y hasta que empiece a hervir.
  13. Una vez conseguido, retiraremos del fuego y verteremos nuestra mezcla inmediatamente, porque cuaja muy rápido, sobre la capa de chocolate negro, ayudándonos de una cuchara para evitar el calor directo.
  14. Dejaremos enfriar a temperatura ambiente y después en la nevera unos 30 minutos o hasta que cuaje.
  15. Pasado el tiempo, sacaremos la tarta de la nevera y dibujaremos una líneas con un tenedor para que la siguiente capa de chocolate blanco, se adhiera bien a esta de chocolate con leche.
  16. Para la capa de chocolate blanco; en una cazuela, fuera de fuego, echaremos 200 ml de nata, 250 ml de leche, el chocolate blanco y 1 sobre de cuajada.
  17. Pondremos el fuego a la mitad y cocinaremos sin parar de remover, para que la cuajada se vaya disolviendo, el chocolate vaya fundiendo y hasta que empiece a hervir.
  18. Una vez conseguido, retiraremos del fuego y verteremos nuestra mezcla inmediatamente, porque cuaja muy rápido, sobre la capa de chocolate con leche, ayudándonos de una cuchara para evitar el calor directo.
  19. Dejaremos enfriar a temperatura ambiente.
  20. Una vez fría, cubriremos con papel de plata y la llevaremos a la nevera toda la noche.
  21. Al día siguiente, retiraremos el papel de plata, desmoldaremos y decoraremos a nuestro gusto. Yo estoy utilizando bolitas de chocolate con leche, frambuesas y hojas de menta.

A disfrutar 🤗🤗