2 de diciembre de 2015

Cómo hacer Galette des Rois | Receta de Navidad


   
   Hola amig@s bloguer@s, ¿cómo lleváis la semana? Como se acerca la Navidad, me apetecía mucho enseñaros una recetilla típica de la época; se trata de un delicioso Roscón de Reyes. Sin embargo no os estoy hablando del clásico español al que estamos tan acostumbrados, sino de una Galette des Rois muy apreciada en nuestro país vecino, Francia.


La Epifanía conmemora el día en el que los Reyes Magos de Oriente, guiados por la Estrella de Belén, visitan al Niño Jesús ofreciéndole como regalos: oro, incienso y mirra. La tradición de comer Galette se remonta al siglo XIII, cuando el pastel quedaba dividido en tantas porciones como invitados había en la mesa. Normalmente se reservaba una ración para el primer pobre que pasara por la casa. A este trocito se le llamaba "Part du Bon Dieu" o "Part de la Vierge" (Parte del Buen Dios o Parte de la Virgen). Existe el hábito de esconder una sorpresa (en francés Fève) en el interior del roscón. El afortunado que la encuentre será coronado rey por un día, portará una corona de fantasía y podrá elegir, con un beso, a otra persona que será su pareja durante el reinado. El más joven de los comensales, escondido bajo la mesa, se encargará de repartir las porciones. La costumbre de esconder una sorpresa (fève) dentro del roscón se remonta a la época del Imperio Romano. En el siglo XI se tenía por costumbre elegir a los jefes escondiendo una pieza de oro, plata o simplemente una judía blanca (en caso de ser muy pobres) dentro de un trozo de pan. El elegido sería aquél que la hallase. Más tarde el trozo de pan fue remplazado por un bizcocho. A finales del siglo XVIII las sorpresas (fèves) hechas de porcelana con la figura del Niño Jesús eran muy habituales. Al estallar la Revolución, éstas fueron sustituidas por el Bonnet Phrygien (uno de los símbolos de la República Francesa). El Palacio del Elíseo recibe cada año una Galette des Rois, en este caso sin Fève, ya que ésta representa la elección de un rey, una circunstancia que va contra los valores de la República.


Hacer esta receta en casa, me ha sorprendido gratamente, nunca imaginé que fuera tan sencilla. Era la primera vez que la preparábamos y ha sido todo un descubrimiento. Espero que os guste mucho. Os dejo el vídeo de la receta y más abajo el proceso por escrito por si quedase alguna duda. 
Os mando un besazo gigante,



 

_________________

Tiempo: 40 minutos     Comensales: 6-8

País: Francia        Plato: postre
_____________________

Ingredientes
  • 2 láminas de hojaldre
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 7 cucharadas de almendra molida
  • 50 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 1 trocito de vaina de vainilla
  • 1 yema
  • 1 cucharada de miel mezclada con una cucharadita de agua
  • 1 sorpresa (fève)

Preparación
  1. Precalentar el horno a 180 °C por arriba y abajo.
  2. Agregar el azúcar y la mantequilla en un bol y mezclar.
  3. Incorporar los huevos de 1 en 1 removiendo cada vez.
  4. Hacer un corte a lo largo de la vaina de vainilla con ayuda de un cuchillo, abrirla con los dedos, con cuidado de que no se rompa y raspar con el cuchillo los granos del interior para verterlos en nuestra mezcla.
  5. Añadir la almendra molida y mezclar bien.
  6. Por otro lado, desenrollar las masas de hojaldre estirándolas un poco con un rodillo.
  7. Con la parte superior de un bol (en mi caso de 23 cm de diámetro) marcar dos círculos sobre las masas de hojaldre recortando el contorno de ambos con un cuchillo.
  8. Colocar un papel sulfurizado en la bandeja del horno y sobre éste, el primero de los círculos.
  9. Extender la crema de almendras dejando libre el borde del círculo (dos dedos aproximadamente).
  10. Esconder la sorpresa entre la crema de almendras.
  11. Pintar con yema batida el borde que hemos dejado libre.
  12. Poner encima el segundo círculo.
  13. Doblar el extremo de éste hacia abajo de forma que cubra el círculo de abajo y sellar con ayuda de un tenedor.
  14. Pincelar con el resto de yema batida la superficie del roscón, dibujando sobre ésta líneas horizontales y verticales con la parte trasera de un cuchillo y pinchándolo un poco con el tenedor.
  15. Hornear el roscón a 180 °C por arriba y abajo durante 25 minutos.
  16. Pasado ese tiempo y teniendo el roscón caliente, pincelarlo con la mezcla de miel y agua.
  17. Dejar reposar una hora y listo para comer.


Bon Appétit 🤗


Bebidas para acompañar este rico dulce